Tendencias de consumo y como adaptar el punto de venta a la nueva normalidad

El confinamiento por la pandemia del Covid 19 y las restricciones a través del aforo en muchos puntos de venta ha provocado un cambio en la forma en que los consumidores hacen sus compras creando grandes cambios en el perfil de consumo y creando nuevas tendencias mundiales.

Tendencias de consumo en la nueva normalidad:

Ventas en línea: Gracias a la disponibilidad para hacer sus compras en línea ha permitido a los minoristas de todas las categorías de productos afianzar sus ventas a través del e-commerce.

Modernos sistemas e-commerce: Ya hoy son normal las reuniones de empresas de todos los tamaños para planificar y desarrollar  sistemas de e-commerce con nuevas herramientas para buscar la mejor experiencia del usuario cada vez que está en contacto con sus plataformas virtuales para comprar un producto o servicio.

Omnicanalidad: Las estrategias de incluyen la omnicanalidad consisten en agrupar distintos canales de venta con los cuales se interactúa con el cliente, con el fin de hacer la relación más estrecha y duradera para lograr la lealtad. La meta es ofrecer la mejor experiencia de compra a través de una mayor satisfacción de las necesidades del consumidor ofreciendo un nivel de respuesta más oportuno y cercano.

Adaptar la imagen de marca: La imagen de la marca y los mensajes deben adaptarse a la nueva normalidad en un mundo cada vez más preocupado por el medio ambiente, por la salud y el compromiso social.

Según los datos de una encuesta realizada a nivel global por Adyen indican que el 39% de los consumidores de todo el mundo creen que la experiencia de usuario es un factor más importante, incluso que el precio de los productos, cuando toman la decisión de comprar en uno u otro comercio.

Estrategia enfocada al cliente: Por lo anterior cobra gran relevancia la necesidad de que los minoristas establezcan una estrategia enfocada en mejorar la experiencia del cliente. Desde la perspectiva de Adyen, los minoristas no pueden pasar por alto los métodos de pago tecnológico e innovador si su intención es que los clientes experimenten una ventaja que los haga volver una y otra vez.

Conocimiento de los clientes: Para esto se debe recurrir a las bases de datos de los clientes para conocer sus consumos históricos y establecer una estrategia más personalizada, rápida y predictiva. Por ejemplo, con un cliente frecuente de una o dos categorías  de medicamentos crónicos y productos para el cuidado del bebé, terapia de reemplazo hormonal etc. se tiene la oportunidad de predecir su consumo cada mes y además planear la venta cruzada de acuerdo a su perfil de consumo. De hecho, la encuesta de Adyen indica que el 48% de los consumidores prefieren volver a las tiendas que recuerdan su información y la utilizan para optimizar sus ventas recurrentes.

Puede interesarte:

Aprende:



Técnico laboral auxiliar en servicios Farmacéuticos

Ver más



Merchandising

Ver más



Venta Farmacéutica

Ver más